Burano es una de las muchas islas de la bahía de Venecia. Se trata de un poblado de pescadores localmente conocido por las labores de puntilla de sus mujeres y, en los últimos años, un destino turístico para quienes ya han hecho el tour principal por la zona y buscan algo menos explotado. Probablemente nuestro colega Txema también haya estado allí. Si escribís Burano en el buscador de FotoRed os saldrán tres fotos (cuatro con esta) de las cuales dos (tres con esta) están tomadas en ese lugar. Esas dos ilustran un poco mejor ese pueblecito. La gente confunde Burano con la famosa Murano, donde se hacen maravillas con el vidrio, pero no; es otra isla, una Venecia rural, en miniatura y sin palacios, que todavía resulta relativamente poco conocida. Sus casitas de colores tienen gran potencial estético y quizá no tarde mucho en empezar a sufrir la presión de las hordas turísticas. Sara y yo estuvimos allí el 17 de enero del 2012 y, en tales fechas, no había casi nadie. Sin embargo, la foto que os muestro podría proceder de cualquier puerto de medio mundo (Amsterdam, Santoña, Nápoles…) pero fue en Burano donde esta sencilla composición me convenció para que la retratará, tras haber visto, en otros lugares, muchas estampas similares que, por una razón u otra, no me sedujeron lo suficiente.

Cámara Nikon D300 con objetivo Nikkor 75-300 mms. f; 4.5 - 5.6, a pulso. Iso:200 Exposición (v):1/640 de segundo. Apertura (f):9

Etiquetas automáticas generadas por Fotored:
#naturaleza-muerta #vaso #verde

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Interesante simetria. La sencillez de la imagen no llega al minimalismo, pero la parte del reflejo, con sus ondulaciones compensa y entretiene 
  • hace 2 años
    Javier Tabares
    muy buena, a golpe de ojo parece una bandera... me encanta ese color verde, saludos Salvador!!
  • La parte de arriba no me convence mucho, pero he de reconocer que con el reflejo gana muchísimo. Bien compuesta!
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 años Si la mitad de una foto no convence, por mucho la otra mitad mole, el conjunto falla. En este caso comprenderás que era imposible conseguir una mitad sin la otra y que el reflejo, por sí solo, no tendría la demasiada gracia, ni dándole un formato super-panorámico que quedaría muy forzado. La simetría (imperfecta, en este caso y por ello más interesante) es fundamental para esta imagen. Gracias igualmente por tu comentario, Miguel Ángel.