He aquí una de las aves más singulares de nuestros campos. La Abubilla (Upupa epops), con sus colores atigrados y su gran cresta, habitualmente plegada, alegra los terrenos agrícolas. De vuelo mariposeante y alas muy redondeadas, resulta inconfundible incluso a respetable distancia. En esta foto, hecha en el Delta de l´Ebre, conseguí un agradable fondo que contrastase con los naranjas de su plumaje; un arrozal inundado en un fresco día de Febrero. Aunque, en principio, ésta es una especie estival, el cambio climático está favoreciendo que cada vez más individuos se queden a pasar el invierno en el Sur de Europa.

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 150-500 mms. f:6.3. Apoyado en la ventanilla del coche.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Un camuflaje experto que se fusiona con el terreno que tiene alrededor. A parte de la cresta tiene una bonita perilla y ese pico con restos de barro le delata donde va a buscar la comida. Cazado como siempre, por un fotógrafo de lujo. Saludos
  • hace 7 años
    José Arcos Aguilar
    Eso del coche me parece una idea estupenda, tengo una red de camuflaje y un día lo probaré, a ver si logro capar algo así.., es preciosa!! y efectivamente ese fondo le viene que ni pintado.., saludos.