FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Cuando llevas un montón de años dándole al obturador, empiezas a fijarte en detalles como éste, que pueden dejar fría a la mayoría del público. En realidad, como foto, no es que sea gran cosa pero le tengo cariño porque pertenece a un mundo que le pasa desapercibido al grueso de los mortales y que, además de una belleza casi abstracta, cuenta pequeñas historias sobre la realidad ignorada; “Un árbol se murió, quizás de viejo o a causa del primer accidente. Era un pino negro que debió crecer cerca del cauce del río. Con el paso de los años, las crecidas del deshielo y las avenidas causadas por las grandes tormentas, el agua socavó las orillas y acabó por arrancar de ellas al pino (primer accidente) que quedó sumergido en la corriente. El río en cuestión es el Ballibierna, que delimita por el sur el macizo de la Maladeta (Pirineos de Huesca - Aragón). Como el valle es rico en mineral de hierro, sus aguas arrastran muchas partículas de este material y tiñen de un vivo color anaranjado todo aquello que permanece en ellas durante largo tiempo (véase mi foto “Un río de hierro”). El segundo accidente - otra crecida - sacó el tronco del difunto pino, ya bien teñido, a cierta altura sobre la orilla y después - a saber como - sufrío una degajadura que dejó a la vista el color gris de la madera muerta; tercer accidente. Antes de que una nueva riada se lo llevase valle abajo (futuro cuarto accidente) lo encontré y le hice esta foto.”

Cámara Canon Powershot A620, a pulso. Iso; 80 Exposición (v):1/30 de segundo Apertura (f):3.5

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 6 años
    marta Liber
    Hermosos colores y tecturas, y excelente relato, te felicito
    • Salvador Solé Soriano :hace 6 años Gracias, Marta; ésta es una de esas fotos que fácilmente se podrían quedar sin comentarios y tú ya lo has evitado.