FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

La familia Diomedeidae engloba a las catorce especies de albatros ¿Quién no ha oído hablar de ellos? El que aquí os muestro (Phoebastria irrorata), extendiéndose a partir de las islas Galápagos, tiene un área de distribución muy reducida que abarca desde las aguas pacíficas de Colombia hasta el norte de Chile. Solo el Albatros de la Amsterdam posee un radio de acción menor. El Albatros de las Galápagos se alimenta principalmente de peces y calamares de buen tamaño que captura muy cerca de la superficie. Como buena especie pelágica, rara vez se acerca a la costa y por ello, para observarlo, es necesario alejarse bastante del litoral. Nosotros contratamos la salida con una empresa especializada en avistamiento de aves marinas para adentrarnos unos 50 kmts. en el Océano Pacífico, partiendo del puerto de El Callao (Lima, Perú). La forma de atraer a la avifauna pelágica (paíños, pardelas, albatros y demás) es echar pescado de descarte por la borda. Así, las aves se acercan a la lancha, permitiendo buenas vistas y una identificación certera.

Cámara Nikon D200 con objetivo Sigma 50-500 mms. f:5.6-6.3 a pulso desde embarcación. Iso:100 Exposición (v):1/640 segundos Apertura (f):6.3

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 8 años
    marta Liber
    Mi hija viajó hace unos años a las Galápagos con un grupo de avistadores de aves.Me dijo que las aves eran muy confiadas y le tomaron una foto con una posada en su hombro. Pareciera que allí no le temen al hombre. La foto que nos muestras es de mucha calidad y se observan claramente los detalles de la especie y el mar muestra una suavidad desacostumbrada. Me gusta todo.
    • Salvador Solé Soriano :hace 8 años Yo no he estado en las Galápagos pero también he oído que, debido a que se hallan tan bien protegidas, las aves de allí no temen al hombre y aunque hay poca cantidad de especies, todas son valiosas a causa del alto grado de endemismos que sostiene ese archipiélago. Gracias por tu comentario, Marta.