Hace solo dos días (domingo, 5 de Febrero 2012) y en Cal Tet (Delta del Llogregat-Barcelona) pillé uno de esos escasos y valiosos individuos confiados que hacen las delicias del fotógrafo. Se trata de un Calamón común (Porphyrio porphyrio) que estaba concentradísimo a la "caza" de tallos de carrizo de cuya médula se alimenta. La noche había sido tan fría que se formó algo de hielo en las orillas y quizás debido a la urgente necesidad de reponer energías, este ejemplar se olvidó de todo y se acercó a un lugar que no suele frecuentar pero que le reportó buena pitanza. Por desgracia, la zona estaba muy enmarañada y, a pesar de permanecer un buen rato a escasa distancia, no pude hacerle más que unas pocas fotos. De todas, esta es la que me parece más original y la que expresa mejor esa especie de obsesión que mostró el bicho por la búsqueda de comida.

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 150-500 mms. apoyado en la ventana del observatorio.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Los tengo vistos ahí mismo, donde comentas, aunque mas lejos desde luego y también en la charca de Suarez en Motril, pero igualmente lejos. Una pose que evidencia lo que cuentas y una edición del color muy ajustada por lo que recuerdo de tan hermosa ave
  • hace 7 años
    Rafael Silva
    Me sorprende gratamente saber que tenemos esta ave en España, los tengo visto solo en documentales y lo que más me llama la atención son los dedos tan largos. Me gusta la pose y la textura de las plumas es soberbia
    • Salvador Solé Soriano :hace 7 años El Calamón común estuvo en peligro de extinción un par de décadas atrás pero las medidas de protección han surtido efecto y ahora ha sido borrado del Libro Rojo de las especies amenazadas en nuestro país. Gracias a ello se lo puede ver en muchos humedales aunque no cría (y es raro) en el norte de la península; tendrías que alejarte bastante de Pontevedra para poderlo ver. El grueso de su población se halla en Doñana (unas 5.000 parejas). Un detalle bien curioso; al igual que la Gallineta común, la Focha y el Rascón, el Calamón común tiene cuatro falanges en el dedo más exterior de cada pie, en vez de tres como cualquier hijo de vecino. Gracias, Rafael, por tu comentario.
  • hace 7 años
    Norma Betty Lago
    Se parece mucho a nuestra pollona azul, difícil de fotografiar y menos con ese acercamiento, un foco y punto de vista que parece querer salir de la foto y acercarse a nosotros
  • hace 7 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Una curiosa ave... de patas grandes y plumaje atractivo.. ahora, la has cogido con una mirada, que me parece que estaba un poco enfadada.