Siguiendo con las aves africanas, aquí tenéis este trasto; el Cálao carigrís (Bycanistes subcylindricus). Su área de distribución se restringe a algunas áreas del África ecuatorial. Habita las franjas de transición entre bosque perenne y bosque secundario, arboledas caducifolias y plantaciones arboreas. De punta de pico a punta de cola miden entre 60 y 70 cm. Machos y hembras presentan un aspecto similar pero los sexos, en ejemplares adultos, pueden distinguirse porque el macho muestra un mayor desarrollo del “yelmo” que discurre sobre la parte alta del pico. Otro detalle clave es el color de la piel que rodea el ojo; gris azulado en los machos y rojo rosáceo en la hembra. Se alimentan básicamente de fruta, sintiendo especial debilidad por los higos. Complementan el menú con invertebrados variados, pequeños reptiles, huevos y pollos de aves, murciélagos e incluso alguna cría de gálago. En Uganda es localmente común y fácil de ver aunque, según mi experiencia, se mantiene bastante alto en los árboles y resulta difícil de retratar. Solo en el último día del viaje, ya saliendo del jardín botánico de Entebbe, pude hacerle el relativamente cercano retrato que os muestro.

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 50-500 mms. f; 5.6-6.3 a pulso. Iso:200 Exposición (v):1/800 de segundo. Apertura (f):9

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 5 años
    Antonio Cuenca. vaya
    excelente y extraordinaria toma, la sobriedad del posadero le da un protagonismo especial y el detalle del plumaje, un plus de calidad, te felicito, un saludo.