Cada año, en cuanto avanza el otoño, llegan a nuestro país decenas de millares de anátidas. Anteayer mismo (15-12-2011) cuando tomé esta foto en els Aiguamolls de l´Empordà, pude identificar nada menos que once especies distintas de "patos". Entre ellas, la de menor tamaño no es la menos espectacular, pues el macho de la Cerceta común, como se puede apreciar, es un poema de tonos y texturas. A quien desee conseguir buenas tomas de esta especie (pienso en ti, José Arcos) le recomiendo visitar entre Diciembre y Marzo los observatorios de El Bruel (de las 8,45h. a las 15,00h. por la luz en días soleados) y el de Quim Franch (de las 15,00h a las 16,30h.), siempre mucho mejor entre semana ya que la escasez de gente evita que estas aves se alejen de los observatorios y se mantenga a tiro de - incluso - un 300 mms. Conseguir imágenes tan cercanas de una preciosidad como ésta, es fácil si te tomas la molestia de ir hasta allá.

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 150-500 mms. f:6.3 desde observatorio (apoyado en el marco de la ventana).

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Como bien comentas esta especie de pato es un marco relleno de texturas y colores, una delicia para los ojos. Saludos
  • hace 7 años
    marta Liber
    Hola Salvador, esta es una especie muuuy bonita. Hace poco tiempo tuve oportunidad de hacer algunas tomas a un pato mandarín muy parecido a este. En sitios de Naturaleza de Argentina, pese a que están en estado silvestre, los consideran domésticos. como siempre tus fotos son de gran calidad!! Saludos