FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Los porteadores y algún infiltrado. Viendo estas cosas y en como se desarrollan, uno puede entender el porque en pleno sigo 21, determinadas creencias se mantienen y retroalimentan. Seguimos siendo un país de meapilas (con perdón y sin ánimo de ofender) P.D. No se como me las apaño, pero últimamente, las fotos me entran dos veces y aunque elimino una, la miniatura se sigue viendo en las ultimas fotos

--- Cámara:Canon Modelo:Canon EOS 5D Iso:100 Exposición (v):0.02 segundos Apertura (f):5.6 ---

Txema Bacaicoa (Colectivo IS)

En fotored desde 04/01/2012

Ficha personal
  • ¿No tenéis la impresión de que la señora sonriente desgracia el tratamiento dramático que he querido imprimir a la toma?
  • hace 2 años
    Salvador Solé Soriano
    Ante todo decirte que me encanta la edición que has hecho, muy en la línea de tus últimas fotos, es como si el color tuviese vocación de monócromo sepia pero se contuviese por no alejarse en exceso del realismo. El efecto me parece muy bueno, aunque - claro - es una cuestión de gustos. La señora sonriente, desde luego, le resta drama al momento solemne; sonríamos con ella. Y la edición, además, es bonita, no solo dramática. Para que la luz destaque, hace falta que la oscuridad esté presente. A mí no me duele que la gente sea religiosa, lo que me duele es que pervierta la fe y acabe llevando en hombros a la representación de personas que fueron un ejemplo de humildad. Visten de oro, seda y pedrería a la mujer de un carpintero que, sin comerlo ni beberlo, parió un personaje histórico (como poco) o un Dios, para quien se lo crea. Por lo que se sabe, el cristianismo primitivo era tolerante, inclusivo y comunitario; veía a Dios en todo y en tod@s, no eregía iglesias ni existían curas, ya no digamos obispos o papas pues cada cual comulgaba directamente con Dios, en cualquier momento y lugar. En aquella religión cabían los pescadores, los soldados arrepentidos y las prostitutas. No existía más infierno que el terrenal. Ese cristianismo merece todo mi respeto porque impulsa al ser humano a ser mejor persona. Pero el actual culto a la tortura del borrego de Dios, el fasto y el oropel y - ya no digamos - la devoción pasional hoy - golpes en pesho incluidos - y que echen a patadas a los negros mañana (tras la resaca) me parece una perversión en toda regla. Eso es, a mi ver, mearse en la pila; Lucifer no lo haría mejor. Y, por último, el tema de la subida de fotos duplicadas que no se pueden borrar; cuando a mí me sucede algo así, se lo explico a Alberto Arcos, quien siempre sabe arreglarlo, a menudo en un periquete.
  • Pues a mi me intriga porque se ríe si es una cosa seria. Creo que da vida a la foto, por contraste ante la actitud de los demás. Y ante la solemnidad del asunto.
  • Buena edición. Cada sujeto con su cara, su historia. La sonrisas[/i] será quizá que ha visto al padre o algún familiar y puede [i]quitarse de encima[/i] su particular [i]via crucis... temporalmente, claro. :)