Las currucas son pequeñas aves paseriformes generalmente ligadas a los arbustos y la vegetación densa. La Curruca rabilarga (Sylvia undata) vive en extensiones de matorral bajo (hasta metro y medio de altura) y suelo seco, aunque tolera arbolado disperso (encina, alcornoque, pinos). Coloniza las áreas quemadas en cuanto los arbustos alcanzan un mínimo desarrollo (aprox. 50 cm). Prefiere altitudes medias y bajas pero, en los Pirineos, cría hasta los 2000 m. Es una especie que no se encuentra en cualquier sitio y necesita ecosistemas relativamente concretos. Su área de distribución es pequeña pues solo abarca la franja mediterránea de Marruecos, Argelia y Tunez, la península ibérica, el oeste y el sur de Francia y la península italiana. También está presente en el extremo meridional de Inglaterra y en las islas occidentales del Mediterráneo. En invierno, la población norteafricana se retira unos pocos km (no más de 300) hacia el interior y aparece en algunos puntos de Francia e Italia donde normalmente no cría. De punta de pico a punta de cola mide 12,5 cm de los cuales 5 pertenecen a la cola. Las hembras se diferencian de los machos por tener el pecho de un tono vinoso más claro, pero a menudo cuesta de ver ese matiz. Se alimenta básicamente de artrópodos tales como larvas y adultos de polillas y mariposas, saltamontes, milipedos, caracoles… En invierno depreda más sobre coleópteros y arañas. También consume algunas bayas. Tomé la foto dos días antes de subirla a FotoRed, en las laderas de la Serra del Montsec (Lleida).

Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f; 5 - 6.3, y trípode. Iso:100 Exposición (v):1/400 de segundo. Apertura (f):6.3

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 3 años
    Antonio Cuenca. vaya
    preciosa y guapa toma, con un detalle y colorido excepcional, te felicito, un saludo.