¿No tenéis la sensación de que nos hemos convertido en los gladiadores de un circo inmenso en el que nos obligan a luchar contra los leones? Leones financieros al servicio de tribunos y patricios que no se inmutan ante el sufrimiento de los demás. Parecen disfrutar de ello; se saben seguros, saben que no hay alternativas, que si las hubo, tiempo ha que consiguieron que renegáramos de ellas. Os suena aquello de “quien no es comunista a los veinte no tiene perdón, quien lo sigue siendo a los cuarenta tampoco” Con ello renunciamos a la utopía, la matamos y ahora no nos quedan ni los sueños de un mundo más justo, ni la pulsión de buscarlo por rutas diferentes. Nos limitamos a repetir la historia, pero el tiempo no es lineal ni siquiera plano, si acaso una línea helicoidal por la que en ocasiones subimos y en ocasiones bajamos. Llevamos tiempo en desbocado descenso, repetimos la historia en negativo y a peor

5D, 24/105

Txema Bacaicoa (Colectivo IS)

En fotored desde 04/01/2012

Ficha personal
  • hace 7 años
    Salvador Solé Soriano
    Cuando te iba a fulminar por subir una postal tan sobada me sales con la reflexión rebelde y me das en el hueso del gusto. Seductorrrr! Y no, no somos gladiadores porque al menos estos luchaban pero el grueso de nuestra sociedad ha perdido el ánimo combativo que quizás tuvo alguna vez y se deja usar como papel higiénico. Mi forma de vida ya ha optado por resistirse a lo que tu tan bien denuncias pero ni hago tanto como podría ni veo apenas nadie haciendo algo a mi alrededor. Por eso agradezco que alces la voz - ¡Cuanta compañía hace! - y digas lo que, no por obvio, debe ser callado; habrá que decirlo hasta que podamos decir algo mejor. Y lo primero es no obviar semejante vergüenza nacional. Tenemos lo que nos hemos buscado votando a quienes votamos y renunciando a la dignidad sin ningún tipo de ética ni criterio. Aun nos va bien, para lo que estamos haciendo. Pero nuestros ordeñadores y pastores no van a conformarse con lo que tienen; todavía podemos rebajarnos más.
  • hace 7 años
    marta Liber
    Ante todo, aunque postal, postal de lujo, impecable. Ojalá fuera mía.En cuanto a lo comentado viene a mi mente el tango Cambalache. Enrique Santos Discépolo (1935) Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé. En el quinientos seis y en el dos mil, también. Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos, barones y dublés. Pero que el siglo veinte es un despliegue de maldá insolente, ya no hay quien lo niegue. Vivimos revolcaos en un merengue y en el mismo lodo todos manoseados. Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador... ¡Todo es igual! ¡Nada es mejor! Lo mismo un burro que un gran profesor. No hay aplazaos ni escalafón, los ignorantes nos han igualao. Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición, da lo mismo que sea cura, colchonero, Rey de Bastos, caradura o polizón. ¡Qué falta de respeto,.......
  • hace 7 años
    José Arcos Aguilar
    Uuufff!!, te veo filosófico, esto es para platicar durante un buen rato, lo dejo para cuando nos veamos, así tenemos escusa para vernos cuanto antes. Un magnífico monumento que nos enseña que, desde que se construyó hasta ahora no se ha evolucionado practiamente nada.., un abrazo fiera.
  • hace 7 años
    Norma Betty Lago
    Me has impactado con la imágen , pero aún más con la analogía, lamentable para muchísimos, donde los que tenemos para nuestras necesidades básicas debemos considerarnos privilegiados, lamentablemente
  • Despues de las reflexiones y el tango Canbalache(tan cantado por Serrat)solo me queda que darte la enhorabuena por tan preciosa postal del Coliseum.Saludos