El Diamante cejirrojo (Neochmia temporalis) pertenece a la extensa familia Estrildidae, que cuenta con 141 especies repartidas por África, Asia y Oceanía, todas ellas en climas tropicales, aunque algunas, como el Estrilda común (Estrilda astrild) han sido introducidas en países de clima templado (España, por ejemplo) donde se reproducen libremente. El Diamante cejirrojo habita el este y el sureste de Australia, excepto Tasmania. Vive en bosques abiertos, arboledas, manglares, humedales, huertos y jardines. Es bastante común y fácil de ver porque a menudo se mueve en bandadas. De punta de pico a punta de cola mide 11,5 cm. Machos y hembras tienen el mismo aspecto. Se alimenta de semillas de plantas herbáceas y ruderales, semillas de frutas y bayas. Ocasionalmente se come algún pequeño invertebrado, que es la dieta de los pollos en sus primera semana. A este ejemplar lo pillé en el entorno del comedero donde retraté los tres capuchinos pechicastaños. Pero el lugar era sombrío y, a pesar de subir los iso hasta 800, solo pude tirar a 1/160 de segundo; bendito trípode.

Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary) y trípode. Iso:800 Exposición (v):1/160 de segundo. Apertura (f):6.3

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Pues a pesar de la oscuridad esta muy nitido. Se le aprecia el plumaje , y el colorido a la perfección. Opino que además la pose es muy natural y el pajaro es muy atractivo. Otra especie más que nos das a conocer..
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 año ¡Je! Gracias, Miguel Ángel. Pongo mucho empeño e ilusión en hacer y editar bien estas fotos (y todas las demás, claro) así que me alegro mucho cuando alguien las aprecia.
  • Dada la cantidad de aves que nos vas mostrando, me pregunto si en algún momento dormíais, o comíais. Otra bella captura que añadir a tu extensa colección ¡¡¡Y que no termine la pasión!!! que nosotros seguiremos disfrutando y aprendiendo
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 año Comer, sí, de lo que comprábamos en los supermercados; no pasamos hambre. Dormir, menos porque a menudo era conveniente haber recogido la tienda de campaña antes de que amaneciese y a las 23,00h. todavía estaba borrando fotos, tomando notas sobre el transcurso de la jornada, cumplimentado las fichas de las aves vistas... ¡Pero anda que no valió la pena! Te agradezco tan amable comentario, Txema.