FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Durante una acampada libre en los Monegros (Aragón, España) un Zorro rojo (o común) acudió al aroma que los embutidos de nuestra cena difundían por la campiña; nada que el olfato humano pueda percibir ni siquiera a quince metros de distancia pero algo que no se le pasará por alto - aun de mucho más lejos - a cualquier omnívoro cuyo olfato deje en ridículo al nuestro. A base de lanzarle pequeñas rodajas de “fuet”, conseguimos que el animal se fuese aproximando y - por una vez - me resigné a usar el flash (puro y duro) para no perder la estampa (¡incluso subí el iso a 320!). En el ánimo del zorro parecía debatirse entre el apetito y el instinto de conservación, de ahí esa pose a medio camino entre el avance y la retirada. Pero listas como son estás bestias, debió captar que no había nada demasiado peligroso en aquel grupo de humanos y decidió sacarle partido a nuestra incomprensible buena voluntad.

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 50-500mms. f:5.6-6.3 a pulso y usando el flash incorporado de la cámara. Iso:320 Exposición (v):1/125 segundos Apertura (f):6.3

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Me encanta, la toma refleja perfectamente el estado de ánimo del animal, entre ansioso y desconfiado. El flash ha iluminado muy bien sin dejar el fondo negro
    • Salvador Solé Soriano :hace 8 años Pude hacer varias pruebas... se nos acabó antes el embutido que la adicción del bicho por él...
  • hace 8 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Preciosa toma, y es que hasta las hiervas que "esquivan" el ojo, están bien colocadas, para no perder detalle. "Niquelao"
    • Salvador Solé Soriano :hace 8 años Sí, las briznas de hierba que sirven de monóculo rústico al zorro es una de las gracias (pura chiripa) que le veo a la foto.