Costa de Sakoneta (Enero 2011). El fysch de Zumaia, en Euskadi, está reconocido como uno de los registros geológicos más ordenados y explícitos de nuestra Madre Tierra; miles y miles de capas de sedimentos en cuya composición quedaron escritos millones de años de la historia de nuestro planeta. En éste detalle de una pared de acantilado, dichos estratos se partían de un modo singularmente triangular y la luz resaltaba, a pesar del nublado, su ritmo de osciloscopio, ese pulso petrificado de tiempos remotos.

Canon PowerShor G11, trípode y retardo del disparo.

Etiquetas automáticas generadas por Fotored:
#madera #marron #metal #modelo #techo

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    José Arcos Aguilar
    Un encuadre estupendo de estas formaciones rocosas, esos tonos de atardecer le dan un toque de color muy bonito.., efectivamente es un tesoro para estudiar la evolución de la Tierra.., saludos Salvador.
  • hace 7 años
    Manel Memdesign
    Genial e inusual formacion rocosa que da toques geometricos a la composicion. Luces, colores y texturas impresionantes. Excelente trabajo, Salvador. Un saludo.