No es tarea fácil poder fotografiar la familia, y cuando se logra la felicidad es muy grande, como la de estos pequeños cuando llega su madre. Pido disculpas si aburro con mis garzas, pero son mi adicción. Y por su cercanía está dentro de mis posibilidades ir a fotearlas. Un abrazo a todos y muchas gracias por pasar y mirar y comentar.

Canon 20D, Canon 70/300, a pulso 1/160, 7.1, iso 400, 260mm

marta Liber

En fotored desde 12/01/2012

Ficha personal
  • hace 6 años
    Salvador Solé Soriano
    Los tres juveniles - en idéntica pose y chillándole a su madre - son graciosos. Y la madre (o el padre) con una expresión de resignación que da pena. El entorno, un tanto caótico, pero bien de luz y composición.