Lo que os muestro es la parte trasera de un hotel de Sant Joan de Loria (Andorra), en las penumbras previas al amanecer. El buen gusto del arquitecto, aunado a la esmerada labor de los paletas, me animó a sacarle partido a este detalle. El mundo está lleno de pinceladas atractivas que se nos aparecen en los rincones más insospechados. Como siempre, una edición esmerada es fundamental para sacarle el máximo partido a la toma.

Cámara Canon Powershot G12 y trípode. Iso:80 Exposición (v):1/4 de segundo Apertura (f):3.5

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 5 años
    Norma Betty Lago
    La clave es saber mirar, una deliciosa toma, por formas, texturas y ese dorado que rompe la monocromía.
  • hace 5 años
    marta Liber
    Como bien dice Nora hay que saber mirar, luego fotografiar y y una buena edición le viene de maravillas, te felicito
  • Una toma muy original y muy bien encuadrada. Fijándose bien, hasta los cartelillos blancos de las puertas están iguales los tres,