FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Cuando Perséfone vuelve al mundo de los vivos por primavera, el primer bicho al que veo saltar en el olivar es la Cicindela, esta de aquí seguramente de la especie campestris. Sus formidables mandíbulas le hacen un depredador temible. Sé por experiencia que puede moverse a bajas temperaturas, seguramente para ello aprovecha los todavía tímidos rayos del sol de febrero y abril. Puede volar y caminar con inusitada velocidad, es muy sensible a tu presencia, así que hay que echarle grandes dosis de paciencia para poder fotografiarlo tan cerca. Pero el resultado es significativo, aunque fotográficamente los contrastes a plena luz del mediodía sean violentos. El metalizado de su estrafalario cromatismo resulta con todo interesante..., de orfebre que trabaje para cortesanas...

--- Cámara:PENTAX Modelo:PENTAX K200D Iso:100 Exposición (v):1/500 segundos Apertura (f):8 ---

José Biedma López

En fotored desde 15/03/2012

Ficha personal
  • Sí yo también he intentado fotografiarla y no pude. Son incasables y por eso valoro tú fotografía. Las mandíbulas impresionan y los colores brillantes preciosos. 
  • hace 5 años
    Salvador Solé Soriano
    Primer tigre violeta y fucsia que me presentan; tanto gusto. Has conseguido un macro de primera, aun a pesar de la fuerte luz; la profundidad de campo es muy alta y eso favorece el disfrute de detalles y texturas. Esos bichos que tienden a lo estrafalario siempre me roban el corazón, más aun si el retrato está a la altura de la singularidad del sujeto.
  • hace 5 años
    Antonio Cuenca. vaya
    preciosa y guapa toma, con un colorido y detalle sensacional, te felicito, un saludo.