Paseando por una calle del extrarradio, en el poblado esquimal de Barrow (Alaska) vimos un Armiño (Mustela erminea) que atrapaba ante nuestras narices un lemming (sp.) y - para alejarlo de nosotros - se lo llevaba corriendo bajo la relativa protección de un coche aparcado. El Armiño se detuvo un instante para sujetar mejor su presa (es entonces cuando disparé) y en seguida se la llevó de allí, todavía debatiéndose vanamente. Solo conseguí hacer un par de fotos que quedaron muy subexpuestas ya que todo sucedió en menos de tres segundos y no pude ajustar parámetros, solo disparar. Observad que todavía se ven en el aire partículas de tierra levantadas por la violencia de la captura. La foto está reencuadrada y, a pesar de todos mis cuidados, no ha quedado demasiado pulida; la presento por su valor documental ya que, si en muy escasas ocasiones uno puede asistir a una escena de caza, son todavía más raras las veces en que se consigue disparar y prácticamente únicas aquellas que, a pesar de los fallos, cumplen unos mínimos de enfoque y estabilidad.

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 150-500mms. f:6.3 a pulso.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Buen ojo! siempre atento Además con esa arenilla en movimiento y los sujetos, le da dinamismo
  • Seguramente es una toma irrepetible. Viva y cruel con la vida. Excelentes reflejos. Un fotógrafo debe estar siempre en guardia. Felicidades!