Son apenas 30 cmts cuadrados de un torrente cercano al Pedraforca (provincia de Barcelona). En Diciembre del 2010, junto con mi colega Enric Asín, pasé siete horas a temperaturas entre los -2ºC y los -7ºC retratando la belleza de este fenómeno natural polimorfo hasta lo increíble. El hielo excita mi vena más abstracta. Yo prefiero no ver formas figurativas en estas efímeras creaciones de la naturaleza; veo ritmos, texturas, transparencias, volúmenes... En comparación con semejante universo de matices, ver - por ejemplo - un pez, es casi un anticlimax.

Cámara Canon PowerShot G11, a pulso.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Maria Lopez
    Excelente composición, las texturas un lujazo,,te felicito, saludos
  • gracias por tu comentario, la verdad es que no siempre en lo grande esta la belleza, a mi me gusta la belleza de las pequeñas cosas como es el caso de tu fotografia, todo un poema visual, y aunque yo aveces no lo consigo o busco la grandeza no siempre esta ahi. saludos.
  • hace 7 años
    José Arcos Aguilar
    Las estructuras heladas son muy sugerentes, efectivamente se puede pasar uno horas y horas fotografiándolas, dando rienda suelta a la imaginación, el resto lo pone la naturaleza.., te ha quedado magnífica, la luz apropiada y las texturas fantásticas.., saludos.
  • hace 7 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Unas formas y texturas, sorprendentes... seducen a cualquier ojo que las vean. Saludos