Muy buenas.., en nuestra visita a Urbasa (Navarra), fui a visitar la haya que hace años, por su belleza y envergadura, más me impresionó. La mitad del haya estaba rasgada, como si una fuerza sobrenatural se hubiese precipitado sobre ella, quizá un rayo, aunque no vi ninguna quemadura que indicase que eso hubiese pasado, en cualquier caso, me dejó bastante entristecido, su entorno se había degradado y el musgo que rodeaba el tronco cuando la vi por primera vez, a penas existía, esto es la Naturaleza…, saludos. V=2 sec, f=18, exposición manual, medición evaluativa, ISO 125, focal 29 mm y filtro polarizador.

Canon EOS 5D Mark II, objetivo EF16-35mm f/2.8L II USM, trípode, procesado con LR y PS.

José Arcos Aguilar

En fotored desde 03/09/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Salvador Solé Soriano
    Buen ojo para captar ese gran contraste entre zona devastada y ramas llenas de vida. Al quedar el área muerta justo donde hay más luz, contrasta su crudeza con la agradable penumbra de las hojas. Tal como tu señalas al final de la explicación (con otras palabras) la naturaleza es creación y destrucción. Y esta foto habla de ello muy clara y bellamente. Un acierto.
  • hace 7 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Una captura con muchos detalles, esa copa del árbol viciada hacia un lado en contraste con el lado derecho devastado. Muy bonita! Un abrazo