FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Esta es una imagen bastante abstracta y no particularmente impactante, así que entenderé que a más de un@ le deje “frí@”. Pero me fascina ver cómo la formación de cristales de hielo modeló el barro fresco, barro fresco que, tras fundirse el hielo, quedo expuesto al aire y se endureció mostrando, en su molde, la filigrana de un fenómeno efímero. También es curioso que quedase una franja de hielo totalmente transparente entre la orilla de barro y la plancha de hielo traslúcido (gris) que cubría la mayor parte del charco. La imagen retrata el resultado de unos procesos de congelación y fusión a modo de pequeña sinfonía orquestada por las leyes de la física.

Cámara Nikon D300 con objetivo Nikon DX 18-105 mms. f: 3.5. - 5.6, a pulso. Iso:200 Exposición (v):1/250 de segundo. Apertura (f):9

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 3 años
    Salvador Solé Soriano
    Uno le va buscando las vueltas al tema, intentando variar en lo posible. Gracias cor comentar, Miguel Angel.
  • hace 3 años
    Norma Betty Lago
    Me resulta hermosa y saber que es natural, sin intervención de mano humana la hacen ver con más valor para mi.
  • Saber mirar para el fotógrafo es más importante que le técnica. Me encanta
    • Salvador Solé Soriano :hace 3 años Estoy de acuerdo, Lucas. Claro que, generalmente, la técnica es más fácil de aprender. Gracias por el comentario, Lucas.
  • hace 3 años
    marta Liber
    Esta es una imagen sumamente interesante. La naturaleza no deja de asombrarme. Parecen frisos realizados por el hombre. Se agradece que muestres imagenes de este tipo. Hermosa, te felicito! Acaba de llegar mi hija y le gustó mucho y también le asombró, pensó que eran hielos eternos. Eso nos pasa por residir en zonas más cálidas, siempre nos asombra todo lo nevado o las formaciones de hielo.
    • Salvador Solé Soriano :hace 3 años Son hielos muy efímeros que quizás se han formado y fundido en menos de 48 horas. Supongo que en las alturas medias de los Andes, estos fenómenos son más habituales que en Buenos Aires. Claro que los Andes quedan un poco lejos de la capital... habría que ir de vacaciones en invierno y la logística y el precio se complican. Respecto al lugar donde vivo tengo solo unas dos horas en tren hasta el lugar donde tomé estas fotos. Lo difícil es que haga suficiente frío porque el clima mediterráneo también es cálido la mayor parte del año. En Barcelona, nunca bajamos de los 4º C aun en lo más crudo del invierno. Y, a pesar de ello, lo tengo mucho más fácil que vosotros. Dale recuerdos a tu hija y gracias por tan positivo y extenso comentario, Marta.