FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Durante los seis vuelos interiores que realizamos en nuestro viaje ornitológico por la Australia oriental, procuré pillar ventanilla. Ni lo conseguí siempre ni siempre era de día. Pero a veces sonaba la flauta y pasaba buena parte del trayecto pendiente de sacar alguna foto potable. La que os muestro está realizada en el trayecto entre Cairns y Brisbane. Posiblemente, estas islas formen parte del larguísimo archipiélago de la Gran Barrera de Coral. Ignoro cómo se llaman pero nunca deja de maravillarme la belleza de nuestro planeta, apreciada a vista de satélite.

Cámara compacta Canon PowerShot G1 X Mark II apoyado en ventanilla de avión. Iso:100 Exposición (v):1/500 de segundo. Apertura (f):8

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Si, la belleza de nuestro planeta es sorprendente. A poco que mires con cariño siempre hay algo maravilloso. Una gran foto porque aparte de la dificultad tecnica y la buena edición, muestra algo remoto imposible de ver para muchos de nosotros.
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 años Sí, ese rincón del mundo debe ser una de tantas islas donde está prohibido desembarcar; no se ve ni rastro de ocupación humana y la imaginación vuela cuando vuelas por sobre ellas... Gracias por tu amable comentario, Miguel Ángel.
  • Una suerte y un placer, ver una foto como esta,  que a veces solo podemos hacer y malamente con un movil. Magnifico lugar
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 años Tampoco es que la haya podido hacer con la reflex, pero el doble plástico de la ventanilla perjudica lo suyo y da faena editarla para recuperar color y nitidez. Muchas gracias por comentar, Lucas.
  • Me imagino sus playas...paradisiacas. Foto de altura..*_*
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 años Sería alucinante poder estar un buen rato en islas como estas (digamos dos o tres días). El problema, como ha pasado en algunos lugares del mundo es que, si se abren a la gente, corren el riego de padecer basuritis y, a largo plazo, urbanización. Si se restringen las visitas a, digamos, diez personas al mes, es posible que los precios favorezcan a l@s ya favorecid@s... Por el bien de esos rincones del planeta todavía preservados, mejor quedarse con las ganas... Gracias por el comentario, María Jesús.