FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Delante una podalirios, detrás mi mas hermosa mariposa, aunque ya está irreconocible, no en vano hace casi diez años de la foto

--- Cámara:Panasonic Modelo:DMC-FZ30 Iso:80 Exposición (v):1/500 segundos Apertura (f):5 ---

Txema Bacaicoa (Colectivo IS)

En fotored desde 04/01/2012

Ficha personal
  • hace 3 años
    Salvador Solé Soriano
    Demasiado cerca del filo del encuadre la cabeza de tu más bella mariposa; eso da la impresión de que salió así de casualidad (y que fue de poco que apareciese decapitada...) Cómo el encuadre no cuadraría sin ese segundo y muy importante sujeto (tu hija), yo hubiese ampliado lienzo y clonado fondo (lo veo fácil, en este caso) para ganarle un centímetro de espacio por sobre la chica. En otro orden de cosas, aun sin ser padre, comprendo ese vértigo que uno siente cuando ve a alguien que, en diez años, a cambiado tanto. Es un violento recordatorio del paso del tiempo y a dónde nos lleva a tod@s, sí o sí.  
    • Txema Bacaicoa (Colectivo IS) :hace 3 años Nieta Salva, nieta, que uno es muy mayor jeje. Ya no recuerdo si al hacer la foto tuve en cuenta a la niña para incluirla en el encuadre y si lo hice, es evidente que primaba el primer plano. Lo de ampliar el lienzo y clonar... supongo que es un recurso tan lícito como cualquier otro, lo que pasa es que estas cosas no se me ocurren o si lo hacen, me cuesta trabajo tomar esa decisión y suelo preferir mostrarla tal cual, con sus virtudes y también con sus defectos. Además, das la oportunidad al personal de encontrar que decir aparte de fotón y otras cosas igualmente superlativas jeje. Bromas a parte, la foto está recortada por la izda, para reubicar al sujeto principal, pero por arriba, efectivamente, no hay que recortar
    • Salvador Solé Soriano :hace 3 años Vale, nieta (es que está de espaldas...) Lo importante es que cada cual tome sus decisiones para sentirse a gusto con ellas. Yo me he ido liberando de ciertos prejuicios que están muy vigentes, pero he de admitir que todavía no he visto escrito en el cielo que me encuentre en el camino correcto; solo sé que estoy en mi camino. Y eso, mientras no fastidiemos a nadie (susceptibilidades idiosincrásicas a parte, inevitablemente heridas, hagas lo que hagas), debería bastar.