FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Foto tomada en la Denali Hwy. (Alaska central) Junio 2008. La nitidez es pobretona pero me gusta la toma en general y no olvidaré como me tuve que contorsionar dentro del coche para conseguir que el sujeto quedase con fondo gris de la montaña y no directamente contra el cielo. Como en todo el tercio superior del hemisferio norte, cuanto más te adentras en el ártico, más duras son las condiciones de supervivencia; eso desanima a la mayoría de especies vivas pero, aquellas que consigan resistir las inclemencias, tendrán poca competencia. El Mosquitero boreal (Phylloscopus borealis) no aguntaría el invierno de estas latitudes pero él llega en primavera acompañado por un puñado más de especies dispuestas a tan larga migración. Vienen desde las zonas templadas y/o tropicales donde se hospedan entre Octubre y Marzo. En cuanto el Mosquitero boreal llega a un buen territorio, se lanza a delimitarlo y defenderlo a pleno pulmón y, de paso, anuncia a las hembras su presencia. Cualquier pájaro tan pequeño como este que haya alcanzado semejantes latitudes es un campeón. Pero las hembras, siempre que puedan elegir, buscarán al mejor. Y no basta con que el macho esté sano y bien formado; su territorio debe ofrecer lugares adecuados para nidificar, abundancia de alimento (insectos, en este caso) y una tasa razonablemente baja de depredadores. Lo ves ahí, cantando y parece que su vida es fácil…

Cámara Nikon D300 con objetivo Sigma 150-500 mms. f:6.3, apoyado en la ventanilla del coche.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • No cabe más que un aplauso a la foto en semejantes condiciones y a tu precisa explicación, un disfrute competo. De solo imaginarte por allí ya tiemblo de frío. Una auténtica toma de caza. Un abrazo.
    • Salvador Solé Soriano :hace 8 años Bueno, en Junio, aun en el centro de Alaska, la temperatura puede sobrepasar los 25ºC (un mediodía registramos 27ºC) y por la noche ya no hiela. Lo temible son los mosquitos que, en esa temporada, eclosionan a millones cumpliendo su ciclo vital completo en escasas semanas. Por suerte, es un fenómeno local con el que hubimos de lidiar solo puntualmente. Gracias una vez más por tus comentarios y la tolerancia a las imperfecciones de mis fotos.
  • Desde luego, parece haber una clara intencionalidad en el encuadre al meter el ave en la difuminada montaña. No disponer de un hide y tiempo para pasarlo dentro junto a un estudiado posadero dan fotos como esta, el ave y su entorno. No me disgusta, aunque nos has enseñado mejores
  • hace 8 años
    José Arcos Aguilar
    Que bien lo has pillado, me encanta la luz que tiene y sobre todo la pose de barítono.., saludos.