Por tercera vez muestro el Búho nival (Nyctea scandiaca) en mi galería pero en ésta ocasión lo presento como elemento del paisaje. No sé qué diantres hacía en medio de la banquisa - lugar especialmente falto de roedores - pero me chocó el aspecto de muñeco de nieve que mostraba este macho y el azul que cobraban los charcos de agua marina fundida al reflejar el cielo. El lugar es el único donde he visto tan codiciada especie; el pueblo esquimal de Barrow, en el extremo norte de Alaska. Corría la tercera semana del mes de Junio (año 2008) pero la costa seguía cubierta por el hielo que se formó en invierno si bien le faltaba poco para fragmentarse; a mediados de Julio solo quedarían pequeños icebergs machacados por las mareas y el mar permanecería liquido hasta más o menos Noviembre. Ver para creer…

Cámara Nikon D300 y objetivo Sigma 150-500 mms. f:6.3, a pulso. Iso:200 Exposición (v):1/500 segundos Apertura (f):7.1

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Jose Alvarez gándara
    Impresionante animal, una gozada en todos los sentidos semejante visión. Un abrazo
  • A mi modo de ver, el valor de la toma radica en lo documental del hecho de captar al ave en un lugar aparentemente inadecuado para el
  • Me gusta. Pobre, da no sé qué de verlo allí en esa soledad, ja ja. Qué distancia focal usaste? Lástima que la página no muestra los metadatos. Slds.