Este hermoso ejemplar es un perro que seguramente fue abandonado, o quizas se haya perdido, eso no lo sabremos. Estuvo mucho tiempo en un refugio para perros cercano a la Capital . Esta foto la tomé a la mañana siguiente a su llegada a casa de mi hija, ella la adoptó. El amor que me inspiró de entrada, su belleza, todo hizo que buscara la cámara y nerviosamente, sin elegir detalles, sin cuidar parámetros disparé. La calidad no será la mejor pero quise compartir mi emoción

marta Liber

En fotored desde 12/01/2012

Ficha personal
  • hace 4 años
    Salvador Solé Soriano
    Es difícil compartir una emoción cuando no se afina sobremanera en la toma cuidando los detalles. Y, aun así... es la emoción algo tan personal. No obstante, a nadie le cuesta entender el amor a los perros porque es una constante en nuestra sociedad donde el amor humano se halla en crisis. Sociología a parte, a mi la toma me parece correcta: un retrato sin elementos indeseables que distraigan la atención del rostro del sujeto, una iluminación frontal pero comedida y una nitidez intachable. La naturalidad en el color remata la faena.
  • hace 4 años
    Antonio Cuenca. vaya
    preciosa y bella toma, resalto la calidez y detalle que lo encuentro de lujo, te felicito, un saludo.