Hermano del famoso Pigargo americano (Haliaeetus leucocephalus), el Pigargo oriental (Haliaeetus leucogaster) vive muy lejos de America porque su área de distribución abarca desde la India hasta Tasmania y desde el este de China hasta Papua-Nueva Guinea y muchas islas de su entorno, pasando por toda Indonesia y Australia. Son rapaces típicamente litorales pero pueden internarse tierra adentro siguiendo los ríos e instalarse, también allí, en lagos y humedales de cierto tamaño. Machos y hembras presentan el mismo aspecto pero ellas suelen ser algo más grandes que los machos; de punta a punta de ala alcazan los 218 cm. Por lo visto, depreda de todo y el pescado variado solo es una parte de la dieta; mamíferos (incluso pequeños canguros y zorros volantes), reptiles, crustáceos, aves del tamaño de gaviotas y hasta de alcatraces... Además, no desdeña ni la carroña ni la basura, así que difícilmente llega a pasar hambre. Tan amplia dieta, junto a la capacidad de tolerar entornos medianamente antropizados (alterados por el ser humano), le mantiene, de momento, lejos del peligro de extinción. No obstante, en lugares como Tailandia y el Sur de Australia, está escaseando debido a las molestias (humanas) en los nidos y la destrucción de los hábitats acuáticos. Es de costumbres sedentarias pero, como sucede con tantas rapaces, los jóvenes se dispersan cuando son expulsados del territorio de los padres y, en Australia, se sabe de un ejemplar que viajó 3000 km, larga distancia para la especie. Pero no tanto en Australia, donde los ciclos de sequía le obligan a buscarse la vida para llegar a dónde todavía quede agua, al igual que le sucede a muchas otras especies de aves. La foto que os muestro está tomada en Yellow Water, un humedal del Kakadu N.P. (Northern Territory) y que se recorre en pequeñas embarcaciones (aprox. 20 asientos) de fondo plano.

Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary) a pulso desde embarcación en marcha. Iso:320 Exposición (v):1/1250 de segundo. Apertura (f):6.3

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Es lo más difícil; cabezas en vuelo bien enfocadas. Mi cámara y mi objetivo rara vez lo consiguen, así que siempre es una alegría cuando sucede. Gracias por el comentario, Lucas.
  • Pues la cabeza en este caso te ha quedado magnífica. Que belleza en movimiento!
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 año Gracias, Miguel Ángel. Este es el tipo de foto donde la gracia la pone el sujeto; como composición y tal cumple, a duras penas, los mínimos de la corrección y está está en función del lucimiento del ave. Hago esto para divulgar la belleza de la naturaleza y la importancia de la biodiversidad. Pero como ejercicio fotográfico, más allá de resolver los problemas técnicos (cuestión de práctica), es muy limitado. Agradezco vuestra comprensión.
  • hace 1 año
    Norma Betty Lago
    Que linda rapaz, muy buena info, y una foto bien expuesta, enfocada que muestra esa mirada dura de las rapaces.
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 año Esa mirada "de rapaz" se debe a una proyección de piel dura que proteje el ojo y le proporciona algo de sombra, a modo de visera corta, y que les confiere un aspecto enfadado. Me alegro de que te guste, Norma. Y gracias por comentar.