Hola. Si mi trabajo me apasiona, no me apasiona menos la geología, en especial la vulcanología. Mientras tengo claro que no visitaré otro planeta o satélite, sí que procuro visitar volcanes (activos, durmientes o extintos). Por ello, en cuanto veo una nube que acaricia la cumbre de una montaña, la similitud con un volcán activo es lo primero que viene a mi mente. Así fue en esta ocasión en el otoño del 2007 cuando un grupo de muy buenos amigos fuimos a hacer fotos en la Artiga de Lin. Saludos, L.

eos 400 d, sigma 18-50, trípode y disparador de cable.

Luisa M. Lara Lopez

En fotored desde 04/01/2012

Ficha personal
  • hace 7 años
    Salvador Solé Soriano
    Hola, Luisa; Según mi "Guía de la Geología imaginaria" todas las montañas imitan alguna vez a los volcanes por nostalgia de un tiempo en que fluían libremente por el manto. Una vez quietas y erosionándose en la superficie, capturan nubes y se las ponen por sombrero para evocar aquellos tiempos en que asombraron al planeta con su despliegue de gases y piroclastos. Bonita foto en la cual las nubes presentan como una secuencia y los árboles añaden un primer término que contrasta con el color del cielo.
  • un gran disparo, al ver la foto es lo que me ha venido a la mente, luego he ledio el titulo y la explicación una fantastica captura. saludos.
  • hace 7 años
    Alberto Arcos Hurtado
    Bonita toma, las tonalidades de los árboles contrastan y separan muy bien la visión de las montañas y el cielo. Y esas pequeñas nubes caprichosamente colocadas por el viento... Saludos