FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Aunque es un fenómeno que solo he visto en Barcelona, seguro que se da en otras ciudades del mundo; puertas centenarias graffiteadas sin ninguna gracia, como mero acto de transgresión y desprecio hacia lo venerable. Aunque el conjunto es lamentable, escogiendo un encuadre cerrado a veces se le puede sacar cierta estética.

Cámara Canon Powershot G12, a pulso. Iso:80 Exposición (v):1/30 de segundo Apertura (f):4

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 7 años
    Antonio Cuenca. vaya
    hola Salvador, excelente textura y colorido el que as sacado de una accion tan deplorable como es llenar de pintura lugares preciosos, pero siempre esta el artista, en este caso fotografo, que sabe sacar partido de tales acciones, te felicito, un saludo.
  • hace 7 años
    marta Liber
    Como bien dices, tu foto es muy estetica y llega a ser bella con esos colores.  Creo que vandalismo hay en todo el mundo. Aquí estropean las más bellas esculturas. Saludos!
  • hace 7 años
    Norma Betty Lago
    Concuerdo con la apreciación generalidaza de la foto y el acto , felicitaciones por sacar tan buen partido
  • hace 7 años
    Jose Luis Rubio Perez
    Sin comentar el hecho en sí, sólo tú -entre los fotoredanos- podrías sacar tan buen partido de este detalle, lo que siempre me ha tenido fascinado. Éticamente podríamos discutir si dar publicidad al vandalismo es o no correcto. No acabo de tenerlo claro.
    • Salvador Solé Soriano :hace 7 años En efecto, no está claro si mostrar el resultado del vandalismo captado como hecho estético es correcto. En realidad, este asunto es una versión pigmea del mucho más grave dilema de si mostrar artísticamente las miserias de la guerra (más aun en grandes concursos internacionales) contribuye a sensibilizar en contra o, por el contrario, desensibiliza, alimenta el morbo de la ciudadanía y mueve intereses económicos dentro de un tipo de periodismo muy limítrofe en cuanto a ética toca. Esté resuelto el dilema o no, cada cual puede adoptar la actitud personal que crea más adecuada. En mi caso me he inclinado hacia el valor estético no sin admitir que el conjunto (lo que se ve cuando pasas por delante) merecería más el uso de disolventes que de una cámara fotográfica. Que de lo malo se pueda sacar algo bueno es un hecho positivo que no puede vencer otras objeciones igual de lógicas; de ahí los dilemas. Gracias por tu comentario, José Luis.
  • O sacar algo del contexto. No siempre para bien, como vemos todos los días en política. Hacerlo en este caso es un acierto desde el punto de vista estético