Este tipo de belleza, un tanto convulsa, ambigua, cuando los vegetales parecen estrellas o los minerales animales, hacía las delicias de las grandes surrealistas: Remedios Varo, Dorothea Tanning, o Leonora Carrington (no me importa que otros se lleven la fama) a mí me gustan estas, aunque no desdeño a uno de sus amantes, Max Ernst. Trifolium stellatum, se llama con razón la criatura. La foto, del 21 de mayo, Arroyo de Gudalupe, Santolalla, Jaén.

--- Cámara:PENTAX Modelo:PENTAX K200D Iso:100 Exposición (v):1/500 segundos Apertura (f):4 ---

José Biedma López

En fotored desde 15/03/2012

Ficha personal
  • hace 7 meses
    Salvador Solé Soriano
    Aunque faltó profundidad de campo para que el centro de la flor quedase enfocado (el centro es como su ojo), el color está muy bien y el sujeto - esa estrella peluda - tiene originalidad y encanto.