Cuando encuentras aves confiadas sientes un impulso irresistible sacarles el máximo detalle y realizarles lo que casi se podría llamar un macro. En este caso, aunque el encuadre es de fotomatón, la aproximación permite gozar de la textura del plumaje, esa fina gradación de tonos en la cabeza y del reflejo del paisaje (con postes que delimitan la zona para turistas) en el ojo del sujeto. El rollete informativo sobre esta especie va adjunto a la foto anterior y aquí solo cabe compartir la alegría de poderse acercar tanto a un ave que - como muchas otras - no desmerece en las distancias cortas. La foto está tomada en Michaelma´s Cay, Gran Barrera de Arrecifes (Australia) (véase mi foto “Colonia de aves marinas”).

Cámara Nikon D7100 con objetivo Sigma 150-600 mms. f: 5.0 - 6.3 (Contemporary) y trípode. Iso:100 Exposición (v):1/400 de segundo. Apertura (f):6.3

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • hace 1 año
    Dolores Salvador D.
    Fantásticas las dos,  pero este "macro" es precioso. Gracias por la información adicional. 
  • Vaya detallazo. Espectacular. Es maravilloso que todavía queden sitios donde las aves no teman a los animales
    • Salvador Solé Soriano :hace 1 año Quedan... pero quedan lejos... En virtud de ello, y de  estrictas leyes de protección, conservan su valor primigenio. Gracias por tu amable comentario, Miguel Angel.