FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Desde hace unos años una pareja de torcaces intenta anidar y criar en nuestro jardín. Sin demasiado éxito. Este año hemos tenido que enterrar un pollo caído del nido del viejo ciprés. A veces me asustan, cuando despegan desde el aligustre o desde el enorme nogal; estas palomas son más fuertes que las zuritas y mucho más pesadas que las tórtolas turcas, también parientas. Hace poco las vi volar en Jaén, en el jardín urbano del hospital, desde la planta es que estaba ingresado mi padre. Es posible que se estén refugiando en las ciudades o en los caseríos, aburridas del monocultivo o huyendo de cazadores y fitosanitarios... Son muy asustadizas, pero a esta la pude fotografiar a distancia. La geometría del poste de alta tensión recorta un cielo abrileño en la Loma de Úbeda. Así nosotros racionalizamos el paisaje.

--- Cámara:PENTAX Modelo:PENTAX K200D Iso:100 Exposición (v):1/500 segundos Apertura (f):8 ---

José Biedma López

En fotored desde 15/03/2012

Ficha personal
  • hace 6 años
    Salvador Solé Soriano
    Conozco bien al sujeto; en Catalunya es sobreabundante, más aun que la Tórtola turca, y puede retratarse a corta distancia en grandes parques y jardines, donde se ha acostumbrado a tolerar la presencia humana a cambio de sustento garantizado. Aun así, todavía no ha caído tan bajo (yo al menos no lo he visto) como para acudir a las miguitas cuando se las tiran l@s ancian@s de turno, aunque quizás las pillen luego. La estética de las torres de alta tensión nunca me ha seducido pero esos adefesios de metal son un excelente posadero para las aves, siempre que se tomen las medidas de diseño oportunas para que no se electrocuten. La foto muestra una conjunción natural/artificial muy típica de nuestra era. 
    • José Biedma López :hace 5 años Jugoso comentario. No me creo del todo esa vieja distinción aristotélica: ser/enser. Según el Estagirita, los seres naturales tienen en sí mismos el principio de su movimiento, mientras que los artificiales no, puesto que se definen y mueven por la función que les imponemos. En realidad, los seres artificiales son la metafísica realizada. Hasta ahí, vale. Pero resulta que somos animales técnicos por naturaleza. O sea, es también natural que nos dé por recombinar según intereses y gustos (a veces, cierto, malos gustos) los elementos que ofrece la naturaleza. Arte combinatoria más que creadora.
    • Salvador Solé Soriano :hace 5 años Quizás Aristóteles debiera actualizar sus conceptos, no porque lo diga yo si no porque, al respecto, son legión las mentes lúcidas que han echado leña a ese fuego desde que él saltó del columpio. Por supuesto, las distinciones natural/artificial son peliagudas, por lo que tú muy bien dices; que la obra de un ser natural (manque agilipollao) como el ser humano, no pueden ser más que obras naturales, manque feas de cojones, en ocasiones, que no lo digo por la Mona Lisa ni por tantas actrices cuyo físico también es obra de cirujanos (y libradas quedan a su buen gusto o ausencia del mismo). ¡Quien diría que una paloma posada en un poste eléctrico diera para tanto! Y es que todo nos referencia a todo, a poco despiertos que estemos... 
    • José Biedma López :hace 5 años El arte imita a la naturaleza, al menos el arte naturalista... Pero, ¿no imita también la naturaleza al arte? Hay flores expresionistas, animales surrealistas, unas formas minerales son clásicas y otras románticas, estas cópulas anímicas resultan cómicas; y aquellas, trágicas... Y el Creador -llámala si quieres Evolución-, se comporta a veces como un buen relojero, otras como un magnífico diseñador, pero también como un pintor borracho o un diablo compositor y caprichoso. La naturaleza, esa ópera en que Dios pone el libreto, y el diablo la música.
  • hace 6 años
    david Pérez Hens
    Bonita imagen.ultreia
    • José Biedma López :hace 5 años Gracias, David.
    • Salvador Solé Soriano :hace 5 años Quizás Aristóteles debiera actualizar sus conceptos, no porque lo diga yo si no porque, al respecto, son legión las mentes lúcidas que han echado leña a ese fuego desde que él saltó del columpio. Por supuesto, las distinciones natural/artificial son peliagudas, por lo que tú muy bien dices; que la obra de un ser natural (manque agilipollao) como el ser humano, no pueden ser más que obras naturales, manque feas de cojones, en ocasiones, que no lo digo por la Mona Lisa ni por tantas actrices cuyo físico también es obra de cirujanos (y libradas quedan a su buen gusto o ausencia del mismo). ¡Quien diría que una paloma posada en un poste eléctrico diera para tanto! Y es que todo nos referencia a todo, a poco despiertos que estemos...
    • Salvador Solé Soriano :hace 5 años Ups! David, perdona el rollo esotérico; era pasto para José Biedma y ha ido a parar aquí por error.