FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Lo más alucinante que vi buceando en el Hasties Reef, un rincón turístico de la Gran Barrera de Arrecifes (Australia), fueron las tridacnas, almejas gigantes cuyos cadáveres son muy populares como pilas bautismales. Los ejemplares más grandes llegan a medir metro y medio de ancho y a vivir más de 100 años. Se trata del bivalvo más grande del mundo. El de la foto (quizás la especie Tridacna gigas, no estoy seguro) mediría sus buenos 75 cm. Se aconseja a los buceadores que no metan el pie o la mano entre sus valvas ya que si te atrapan y vas a pulmón libre, ahí te quedas; para cuando relajan el músculo de cierre, ya has muerto ahogado. La imagen no pasa de documentar un sujeto rarito rarito…

Cámara compacta sumergible Canon Powershot D10 a pulso y flotando Iso:80 Exposición (v):1/400 de segundo. Apertura (f):4.5

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Esta es una de esas cosas que uno solo tiene vista en algun documental de la dos y siempre impresionan. Entiendo que tener la oportunidad de verla en su entorno le añade una buena dosis de satisfacción. Se me ponen los pelos de punta solo de pensar en la posibilidad de quedarse atrapado por semejante bicho
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 años Gracias, Txema, Ya me cuidé de mantenerme a prudencial distancia del sujeto (para evitar que me sujete...)
  • Si es una foto que documenta algo raro de los mares. Pero ya me gustaría a mi haberlo visto. No sabía lo de su potencia apresadora. Buena foto
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 años Las tridácnas se cierran como un acto reflejo defensivo ya que su intención no es dar problemas si no evitarlos para sí mismas. Pero el músculo de cierre de semejante almeja debe ser como un pistón pneumático. Gracias por el comentario, Miguel Angel.