FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

En cierta forma, todos los no avezados en Naturaleza, tendemos a pensar que a excepción de las aves de presa -tanto da si diurnas o nocturnas- el resto de especies avícolas son unas dignas representantes de la fragilidad y símbolo de la ternura y la delicadeza. Y sí, no cabe duda que hay muchas especies que se amoldan perfectamente a esa visión... ¡pero no todas! Y quizá uno de los grupos más alejados de este estereotipo sea el grupo de los alcaudones (Lanius sp). Auténticos piratillas pendencieros (dicho con el mayor de los cariños), son aves muy agresivas y muy cazadoras. Vistos de cerca, tienen todo el aspecto de inocentes aves. Quizá un poco cabezonas, pero nada que las haga especiales. Vistas más de cerca puede que llame la atención la punta del pico, que es un poco ganchuda; pero tampoco es que sea esto demasiado especial. Pero ahí se acaba la "inocencia", pues tras ese aspecto casi anodino, se encuentra una auténtica fierecilla que no deja de vigilar a todo lo que se mueva cerca para, de un certero y fortísimo picotazo, acabar con su vida y comérselo. Y no son pequeños insectos el fruto de sus capturas, no; pequeños reptiles, mamíferos y aves de tamaño algo inferior a ellos mismos son también objetivos de sus ataques. Tan es así, que luego tienen dificultades para poder tragarlas enteras, de ahí que necesiten sujetarlas en algo (un espino, una horquilla, etc) para poder tirar de ellas con su fuerte pico y arrancarles trozos tragables. Los restos que no se termina, suelen quedar así, empalados o trabados, conformando unos escenarios un tanto macabros, aunque avispas y otros animalillos se encargan de que no duren mucho tiempo. En la foto se ve un Alcaudón real (Lanius excubitor) tirando de un ratón recién capturado, con la intención de que se enganche en alguna irregularidad para, así sujeta, arrancarle trozos más pequeños. Un saludo.

--- Cámara:Canon Modelo:Canon EOS 70D Iso:200 Exposición (v):1/1600 segundos Apertura (f):8 ---

Luis Garcia Nieto

En fotored desde 17/07/2012

Ficha personal
  • hace 5 años
    Salvador Solé Soriano
    Tremebunda estampa no solo por su valor documental y su perfección técnica si no también porque, al estar la cola alineada con la diagonal del tronco, la prolonga confiriéndole más fuerza a la composición. Las alas abiertas añaden espectacularidad y dinamismo. Por último, el texto desvela lo que la foto no muestra y así el conjunto gana en contenido. Vamos, que te prodigas de tarde en tarde, pero sin desperdicio y a lo grande.